Presentación>
     Contacto>
     Servicios>
     Sanación Energética>
     Mapa Consultas en San Sebastian>
     Cursos>
     Cursos en tu ciudad>
     Ser Sanador>
     Musica
     Flores de Bach, testaje a distancia>
     Médicos del Cielo (Activaciones)>
     Activación EAF>
     Manual de sintonización con la totalidad del ser>
     Calendario Lunar Perpetuo>
     Otras Terapias>
     Ejercicios>
     Apuntes1>
     => ADN
     => Afirmaciones
     => Agua Diamantina
     => Alimentación Consciente>
     => Alimentos Transgénicos
     => Almas gemelas
     => Aloe Vera
     => Amuletos y Talismanes
     => Ancestros y las Diferentes Inteligencias
     => Angeles
     => Angeles Curso
     => Animal de poder
     => Aromaterapia Egipcia
     => Astrología
     => Aura
     => Avatar
     => Barrera de Frecuencia
     => Biodescodificación Diccionario
     => Bioquantum
     => Brujería
     => Cartas Tarots para descargar
     => Causas Enfermedades
     => Cinturón de fotones
     => Civilizaciones
     => Códigos de la Diosa
     => Códigos de luz
     => Comandos Estelares
     => Conexión cósmica con mentes terrestres
     => Cristales Arcturianos
     => Cristales Etéreos
     => Cuerpo Humano
     => Cuerpo Humano 2
     => Cura Tibetana del Ajo
     => Chakras
     => Chakras Curso
     => Chakras Tierra
     => Chamán
     => Decreto para limpieza total de energía
     => Dimensiones 3ª, 4ª y 5ª
     => Duendes
     => El doble
     => Elementales
     => Sanación con elementales
     => Elevar la vibración
     => Enciclopedia Médica
     => Energía Amor
     => Entes y Parásitos del cuerpo energético
     => Espacio Sagrado
     => Fisionomía China
     => Familias de Almas
     => Formas mentales
     => Frecuencias
     => Geopatías
     => Glándula Pineal
     => Glosario Sanscrito
     => Gnosis
     => Guías Espirituales
     => Hadas
     => Hogar sin Tóxicos
     => Intoxicación metales pesados
     => Karma
     => Kuas Personales o Trigramas
     => Kin Maya
     => La conciencia de las células
     => Lámina YO SOY
     => La intuición
     => La luna: Satélite Artificial
     => La muerte
     => Limpiezas energéticas
     => Limpieza Hepática
     => Los 5 elementos
     => Llaves Tonales
     => Yogui Ramacharaka
     Apuntes2>
     Temas del Mes>
     Películas Gratuitas1>
     Películas Gratuitas2>
     Películas Gratuitas3>
     Películas Espirituales>
     Cine Espiritual>
     Documentales>
     Documentales1>
     Documentales2>
     Documentales Hermandad Blanca>
     Libros1>
     Libros2>
     Libros3>
     Libros4>
     Libros5>
     Libros6>
     Pathwork>
     Biblioteca Pleyades>
     Audiolibros1>
     Meditaciones Guiadas por Belén Valdepeñas
     Meditaciones Guiadas 1>
     Meditaciones Guiadas 2>
     Meditaciones Guiadas 3>
     Fotos>
     Música1>
     Música 2>
     Campañas Humanitarias>
     Noticias Independientes>
     Trueque>
     Opiniones>
     Foro>
     Webs de Interés>



Belén Valdepeñas - Sanación Energética - Aura


El aura: Vibración del ser

Amelia Lamaignere Badias




 

                              El estudio sobre el aura humana es un tema controvertido, ya que en esta materia estamos siempre supeditados a la información visual de unos pocos, y ni siquiera ellos se ponen de acuerdo.

                              Hay documentos de videntes sobre sus experiencias, de eruditos que han investigado en las fuentes originales de documentos tradicionales, y en la actualidad tenemos la cámara Kirlian que esta dando mucho que hablar, ya que al parecer es a partir de ahí que los científicos tienen base para investigaciones., pero realmente, ¿Qué es el Aura? ¿Qué función realiza? ¿Donde está? ¿Se puede ver?...esta y mil preguntas más nos asaltan, pero una vez mas, ¿Quién tiene la respuesta?....

                              Hemos realizado aquí un pequeño estudio de todo lo leído basado en las enseñanzas de Santiago Boivisio, clarividente y sanador que curaba por visión directa, y en los metafísicos mas reconocidos del principio de siglo pasado. Todos ellos coinciden en los puntos que aquí exponemos.

                              Mi recomendación sobre cuanto aquí encuentres escrito es: "reflexiona, investiga y saca tus conclusiones personales." Ese es el camino del conocimiento.

 

                              ¿Qué es el aura?

 

                              Un objeto reducido a la más pequeña de sus partículas, esta formado por millones de chispas de energía; lo cual nos indica que hay un mundo de partículas vibrando a una frecuencia determinada. Así pues, toda la materia visible no es más que el producto de una velocidad de vibración de la energía.

                              Se podría decir que el aura es la tarjeta de identidad de la vibración del Ser humano compuesto de cuerpo físico, emocional y mental.

                              El estudio del aura tiene como objeto practico ayudar a la persona a entender los procesos de cambios en que se encuentra y como se van desarrollando, equilibrar la armonía interna y externa para efectos cuanticos positivos, y permitirnos un mejor conocimiento de nosotros mismos como seres humanos. Eso es ser participes de la evolución humana.

                              La palabra aura viene del griego y significa brisa o aire y realmente esta acepción del aura es lo más parecido a una neblina que se mueve. Para hacernos una idea seria como un globo luminoso, o un envoltorio lumínico del cuerpo humano que protege al ser, y modifica su forma en función del cuerpo físico que contiene en su interior. Conocemos por las leyes no solo herméticas sino universales que todo es movimiento, nada es estático, y ese movimiento rítmico en el universo genera una vibración creadora que tiene unas consecuencias en el mundo de las formas. El resultado de este proceso es radiante y cambiante en color y tamaño y forma.

                              Pero no hay que confundir el aura con cuerpo astral. Mientras que la primera se define como el reflejo del ser en sus tres campos físico mental y espiritual proyectado en el mundo astral, el segundo lo hace como: " las vibraciones producidas por nuestro cuerpo en un espacio astral delimitado por el y cuyo movimiento energético repercute al sonido, marca la capacidad del estado físico y configura las formas del pensamiento del ser".

En realidad el cuerpo astral se podría clasificar como el doble o el holograma del ser humano.

                              Según los metafísicos el cuerpo astral esta intercalado con el cuerpo físico, de tal manera que para nuestro entendimiento seria como si cada célula de nuestro cuerpo tuviera una célula "clon holográfico" astral intercalada en el propio espacio de la célula física, formando así un doble incorporado al cuerpo físico. Es el cuerpo astral, el que se desplaza en la proyección astral, unido al cordón de plata al cuerpo humano, el mismo que contiene el alma en el momento de la muerte.

                              Desde los comienzos de la humanidad, en todos los lugares y civilizaciones del mundo la observación de campos energéticos y su funcionamiento concuerdan en la visión de luces alrededor de las cabezas humanas.

                              La tradición espiritual hindú, cuenta con más de cincuenta siglos de antigüedad; su creencia se basa en una Energía Universal considerada el constituyente básico y la fuente de toda vida, que llaman Prana .

                              Los yoguis manipulan esta energía mediante técnicas respiratorias, meditación y ejercicios físicos con la finalidad de mantener unos estados de conciencia y de juventud mucho más allá de su alcance normal. Los taoistas quizás fueran los primeros, en poner en práctica ya estas técnicas mediante respiraciones y movimientos a partir del Chi, o centro de vida. Y muchos otros más en la antigüedad, no importa de que civilización se hable, han creído, visto y practicado sobre la energía del aura humana.

                              Por no extendernos demasiado citaremos que John White en su obra "Future Science", relaciona 97 culturas distintas en las que el fenómeno aural recibe tantas otras denominaciones diferentes.

                              Enseñanzas esotéricas como los antiguos textos védicos del hinduismo, teósofos, rosacruces, los budistas, tibetanos, indios, los budistas zen japoneses, madame Blavatsky y Rudolf Steiner, describen detalladamente el campo energético humano.

                              En Occidente, Uno de los primeros en definir este cuerpo astral fue Paracelso , en el siglo XVI, comparándolo a una bola de fuego. En el siglo XVIII, el místico Emanuel Swedenborg lo describió como una "esfera espiritual". Poco después, Franz Anton Mesmer realizó estudios más exactos que lo llevaron a proponer su teoría del magnetismo animal, una fuerza electromagnética que puede ser transmitida de un ser a otro y que tiene poderes de curación.

                              En 1845, el barón Karl von Reichenbach, un químico alemán, registró las reacciones de diversos sujetos ubicados en habitaciones oscuras: éstos vieron llamaradas de energía que emanaban de las extremidades humanas y animales, así como de las plantas y ciertos cristales. Las llamas chispeaban y despedían luces multicolores: rojo, naranja, verde y violeta.

                              Poco antes de la I Guerra Mundial, e l Dr. Walter J. Kilner, encargado del área de electroterapia en un hospital londinense, descubrió que el aura humana es visible bajo la luz ultravioleta. La describió como una nube sutil que rodea todo el cuerpo, con capas perfectamente distinguibles entre sí.

                              Pero vayamos a la actualidad, El descubrimiento de la cámara Kirlian ha revolucionado las investigaciones científicas del mundo. Al final de la década de los 60 los científicos mantenían que el "halo" presentaba el aspecto de un plasma que podría ser considerado como un "Cuarto Estado de la Materia" y que se trataba de una estructura integrada por electrones e iones en estado libre. Esta tesis fue confirmada con la llagada de la cámara Kirlian. Nos es completamente imposible de dar una versión científica de esta técnica pero si damos la definición científica: "la técnica para fotografiar objetos en presencia de un campo de alta frecuencia, alto voltaje y bajo amperaje, cuyas placas muestran emanaciones multicolores brillantes, se dice que son el aura o campo biomagnético". Científicamente ha sido definido como, Cuerpo Bioplasmático, o también como, Cuerpo de Plasma Biológico.

                              Más allá de todo lo dicho, el fenómeno Kirlian posiblemente no tenga nada de paranormal, ya que como hemos visto se trata de un fenómeno estudiado por la física, y que en su parte experimental, quizá se convierta en una herramienta útil para el diagnóstico precoz de enfermedades. Este es un campo que recien ha abierto sus puertas a la investigación y del que posiblemente tendremos muchas sorpresas.

 


LA RADIACION AURICA

                              Puesto que el aura es un plasma etérico, se puede visualizar de muchas maneras, ya sea , como capas de color que bordean el cuerpo, o como bandas circulares alrededor del mismo, como eter flotando sin forma definida, como flamas de colores que se extienden y desvanecen.

                              Existe una gran diferencia entre las auras de un objeto, de un ser irracional y de un humano, porque el objeto, la cosa, el mineral, el vegetal, no tienen mente propia, sino una mente instintiva que pertenece al espíritu grupal de ellos; por eso su radiación no pasará de ser entre blanquecina y azulada y de muy corta extensión.

                              La neblina azul que a veces percibimos alrededor de los objetos es su aura astral. El animal en cambio, ya tiene un aura determinada, de múltiples colores, porque posee una mente instintiva particular.

                              El aura del hombre, que posee espíritu, mente y materia, es perfecta; su aura se diferencia de los Ángeles y grandes seres solamente por la extensión.

                              Desde la antigüedad se rodea a las imágenes de la Virgen María, con una luminosidad azulada. No sólo los cristianos nimbaron de luz a sus santos y los adornaron con la aureola, sino también todas las demás religiones. La imagen de Buda está siempre rodeada de rayos luminosos; y Kalí la diosa de la humanidad, está ubicada en el centro de un cielo rojo.

                              La extensión del aura varia según la potencia magnética mental y espiritual entre un diámetro de 7 CMS. Al de 777 Km., y a veces más, y siempre en función de la potencia del ser. De la misma forma ocurre con los colores auricos. En cuanto a la forma, varia desde bordear el cuerpo físico como si creara una funda, hasta llegar tomar la forma de un ovalo perfecto. Un ejemplo curioso, Castaneda dice que los chamanes a algunas personas las ven como un huevo luminoso, lo cual coincidiría con esta última versión de los metafísicos europeos y asiáticos. Lógicamente esta forma viene dada por la extensión y potencia del aura del ser humano a que se refiera.

                              No es de extrañar pues que cada agrupación, cada ciudad, cada nación y cada continente, tenga su aura característica.


El aura de objetos, animales y plantas

                              Ahora veremos como el resto de los habitantes del planeta están relacionados con su auras porque en determinados casos inciden positiva o negativamente sobre el aura humana.

                              1. Objetos:

                              Todos los objetos tienen la radiación característica que constituye su aura. Es como un color azulado que rodea el objeto a una corta distancia.

                              2. Plantas:

                              Aunque no tengan colores si tienen un aura determinante y además ejercen una fuerte influencia sobre los humanos, ya sea benéfica o maléfica. Hay plantas de una fuerte influencia perjudicial debido a una fuerte absorción de oxigeno por un lado, o bien por ser venenosas y por tanto perjudiciales para nosotros. Sus auras son de color negruzco, y vamos a destacar en primer lugar al árbol de la Magnolia por ser el más marcado. No se si es superstición pero desde muchos siglos atrás este árbol se ha considerado peligroso. Los antiguos le adjudicaban un espíritu sombrío que asfixiaba al hombre que dormía bajo el, pero la verdad es que no solo quita oxígeno, sino también las vibraciones radioactivas y astrales de los seres humanos…. Otra de estas plantas nocivas es el Sauce, bueno para curar el insomnio y malo para aquellos que duermen bajo sus tupidas ramas en la hora de la digestión.

                              El hombre adorna su casa con plantas y flores, porque la flor siempre lleva consigo un aura benéfica y de auxilio a las auras de salud del los hombres. Pero nunca deberían tenerse en las casas y en las habitaciones flores como el jazmín, la magnolia, el jacinto y el nardo. Si nos fijamos todas estas son flores de fuerte olor penetrante, quizá porque es este olor el que absorbe el oxigeno de la habitación. Y ese es el perjuicio para nosotros.

                              Las plantas de aura benéfica son aquellas que tienen propiedades aromáticas o medicinales. Sus auras tienen color blanquecino y a veces centelleante.

                              Destacan en primer lugar el Pino y Eucaliptos, árboles de aura muy brillante. Un dato a recordar, antiguamente existían clínicas antituberculosas y como dato de interés recordemos que las construyan en zonas de montaña y rodeadas de bosques de pino y eucaliptos por los efectos benéficos sobre los pulmones de los enfermos.

                              Se trata de observar el entorno y mirar, o recordar y comparar con la lectura.

                              No hay cementerio sin Ciprés, pues el aura de este árbol aleja a las entidades inferiores y elementales. Otro árbol que siempre se encintraba delante de los templos y ermitas es el Tejo, por su alto poder de absorción de energías negativas del entorno.

                              El culto antiguo se realizaba siempre a los pies de una Encina, árbol de aura fuertemente sedante, así como la del roble, el árbol druídico por excelencia.

                              Bajo estos árboles dictaban los antiguos reyes sus leyes y administraban justicia.
 

3. Animales:

                              En este grupo ya tienen su propia aur , pero a diferencia de las plantas su color lo absorbe por el efecto de ejercer vampirismo sobre los humanos y están siempre subordinados a la influencia del hombre, ya que, por derecho de evolución el hombre es el dios de los animales. Debo añadir que a veces unos dioses bastante agresivos…

                              No es recomendable que duerman animales en los mismos sitios que los  humanos, pero tampoco se trata de eliminar a los animales de nuestra vida, sino de conocer esa característica y adecuar espacios para evitar que eso ocurra.

                              Realmente un animal domestico absorbe mucho tiempo y afecto y energía de su dueño , llegando incluso a estar tan vinculados que hay animales que sienten tanto la influencia de su amo que, sin que éste hable, saben si está triste o alegre, tranquilo o con ira y por su parte hay amos que han enfermado gravemente tras la muerte de su perro.. Quizás en los extremos como siempre esta el daño, ahí entraría el vampirismo si el dueño no sabe poner el limite.

                              Los animales domésticos tienen hermosas auras; el gato, roja y gris; el perro, marrón y azul intenso; El aura del caballo es la más amplia y en los muy inteligentes alcanza hasta ocho centímetros siendo su color áureo el color naranja y a veces el salmón.

                              Las aves son de todo el reino animal las que tienen colores más variados, y por ejemplo el Cisne tiene el color del arco iris por aura.

                              Los animales salvajes, que viven alejados, tienen aura pobre y descolorida; pero las fieras salvajes que están en los jardines zoológicos adquieren ciertos colores rojizos y por el contacto con la gente pierden su agresividad. Personalmente pienso que más bien es por la cautividad y separación de su entorno.

 

                              EL AURA DEL HOMBRE

                              Si ya hemos dicho que el aura cambia continuamente de color en el hombre en función de su estado emocional y mental podremos comprender fácilmente que entre el recién nacido y el anciano, el aura sufre una serie de transformaciones.

                              En el nacimiento el bebe tiene un aura fundamental propia, pero esta absorbida o impregnada por la de la madre, ya que la dependencia es total   en los primeros meses de vida.

                              Cuando comienza a crecer, se produce una separación de las auras pero incluso después de la separación ambas auras quedan impregnadas durante un mayor tiempo. Se conocen casos de niños huérfanos que mantienen el magnetismo materno incluso años después del fallecimiento de ella, y es que realmente el niño vive cubierto del aura materna hasta llegar a la edad de 7 años momento en el cual asume su propia independencia y se auto reconoce conscientemente como individuo.

                              Es entonces cuando por decirlo de alguna manera "carga" su propia aura y se desprende de la de su madre de la misma forma que la serpiente  cambia de camisa al llegar la primavera.

                              En este periodo de despiertan los instintos sexuales. El aura en esta edad no es muy extensa y predomina el aspecto energético de salud , a excepción de algunos niños prodigio que ya han desarrollado su aura como hombre.

                              La Adolescencia se presenta como un huracán y aparecen todas las fuerzas ocultas enterradas en el subconsciente que se agolpan a la puerta del alma para salir a la superficie, de golpe, atropellándose las unas a las otras en forma de deseos, pasiones, instintos ignorados, plenitudes morbosas y desconocidas, que tornan los colores del aura turbios y confusos.

                              Todo el pasado se refleja en esos instantes en el alma del joven y creo que no hay un adolescente en el mundo que pueda tener una entrada a la juventud de forma serena y ordenada, porque todos tenemos acumuladas una gran cantidad de experiencias ocultas en el subconsciente procedentes de vidas anteriores y que al llegar la adolescencia explotan como un volcán.

                              Por consiguiente el aura es entonces desordenada, variante y de colores fuertes.

                              Esa es la razón por la cual la adolescencia es la etapa más difícil en la educación del ser humano, donde comienzan los problemas de comunicación generacionales, pero a su vez, esa es el motivo más importante para el cuidado y atención de nuestros adolescentes.

                              La siembra de actitudes de comportamiento, prioridades de vida y busquedas espirituales de esa etapa son las semillas del futuro ser humano.

                              Una vez superado el "Rubicón" de la adolescencia, el aura del joven convertido en adulto, afirma sus colores y aspecto fundamental, según su trayectoria.

                              En esos momentos se produce lo que se llama: comprensión de auras. El ser toma conciencia de un caudal de energías propias para compartir pero aun no ha encontrado la vía correcta para el; por eso busca las almas gemelas para lograr su fin.

                              Entramos en la etapa de mayor belleza del ser humano rico en emociones, en expectativas, en sueños, en ideales.

                              El sentido de la amistad generosa, primer amor, la admiración hacia un maestro, los ideales altruistas. El aura fuertemente impregnada de materia energética se descarga sobre la de la persona amada o venerada y se establece entre ambas una mutua comprensión que hace que ellas se busquen continuamente y se atraigan como el imán al acero.

                              Cuando hay tres de estas auras afines, se establece un vínculo de fuerzas que atrae otras auras, las encadena, originando movimientos sociales, ideológicos, culturales, etc. La frase bíblica: "El que ora unido, permanece unido" es la manifestación de este vínculo. Basándose en eso han surgido los grupos de meditación, las asociaciones, las Organizaciones, y las sectas...

                              Además de las auras que se comprenden existen las que se buscan por similitud. Suelen ser las del marido-mujer, padre-hijo o maestro-discípulo.

                              Las auras similares una vez que se han encontrado, al transcurrir el tiempo, al comprender las mismas cosas, al tener los mismos gustos artísticos y espirituales, se van pareciendo cada vez más.

                              Esta transformación se acentúa más en los casos de similitud espiritual; al aprender el discípulo lo que le enseña su instructor, su aura se transforma y llega a parecerse notablemente a la de éste.

                              Francisco de Sales y Juana de Chantal, tenían sus auras tan iguales que Vicente de Paul las vio como dos círculos de fuego que se unían en uno solo.

                              En la vejez el aura decrece notablemente; así como la noche vela con sus sombras todas las cosas, así la misión cumplida atenúa las energías, apaga los deseos, borra la memoria y el aura se tiñe de un azulado uniforme y manso, que es como un presagio del descanso futuro.

                              En el hombre que vive en estado primitivo, y que su único sistema de control es el de sus instintos, el aura posee una escasa amplitud y poca variedad de colores.

                              El color fundamental en el aura del hombre primitivo es rojo brillante, ya que su instinto está mezclado a una buena salud y abundante dosis de energía que le confiere su vida natural. Muy raras veces ese color rojo se enturbia, pues el hombre primitivo es poco colérico.

                              Lo que mas destacaría en este tipo de aura seria la del estado físico, llamada aura de salud.

                              Esta se diferencia del resto por su aspecto que trazaría un espacio radial de 7 CMS de ancho y del color del relámpago. Cuanto mas saludable es el ser, mas erizadas están las cerdas luminosas que emanan de su cuerpo, apareciendo rotas o decrepitas o débiles conforme se acerca la muerte. Estas radiaciones están formadas por una multitud de átomos astrales que se pone en contacto mediante el primer chacra con los átomos físicos del hombre y determinan el olor peculiar de cada uno.

                              El aura de la salud deja su huella allá por donde vaya su dueño, y es fácil de percibir al entra en una habitación si ha estado alguien          anteriormente, sin necesidad de dejar olores.

                              Cuando hay una buena salud y se lleva una vida sana, se acumula una abundante reserva energética en el cuerpo que se puede percibir porque el aura desprende unos puntitos brillantes parecidos a los que vemos en el cielo cuando fijamos la vista en el.

                              Entonces esta aura energética puede trasmitir si así lo desea su energía a otra mas pobre.

                              Todas las curaciones hechas por los sanadores magnéticos, están relacionadas con la transmisión de energía del operador al paciente. El masaje, ahora aceptado por todos los círculos médicos, tiene por primordial función transmitir energías magnéticas.

                              Pero de la misma forma que el aura fuerte puede voluntariamente alimentar al débil, por el contrario, se ejerce el vampirismo cuando un ser débil se coloca junto a uno de fuerte aura para absorber su energía.

                              Por eso no es buena la idea de dejar a los ancianos al cuidado de niños pequeños, en particular hacerlos dormir en la misma habitación, y bajo ningún concepto debería permitirse el compartir cama. Todos conocemos la historia del rey bíblico del Rey David, que vivía del magnetismo que extraía de una moza virgen que dormía con él.

                              Pero no solo los seres ejercen vampirismos, o los animales. Hay asimismo, lugares que, por ser circunscriptos a un radio de lentísima vibración, son muy malos para la salud. Pero esto es ya un capítulo para Feng Shui o de Radiestesia, estudios que versan sobre los campos teluricos, y líneas de Hartmann tan perjudiciales para el ser humano.

                              EL AURA DEL SISTEMA PLANETARIO

                              El sistema planetario vibra y por tanto tiene su aura; por eso el cielo cambia de colores periódicamente. Para comprobarlo solo hay mas que mirar al cielo.

                              El Prana o energía producida por la vibración en el universo se podría llamar " Gran elemento" y se manifiesta en 7 movimientos continuos, correspondientes a los 7 rayos solares que a su vez se llaman los siete Grandes Elementos.

                              Cada uno de estos movimientos tiene su color particular y estos colores en conjunto constituyen el Aura del Universo.

                              Los colores áuricos del Universo se reflejan simultáneamente en todos los sistemas planetarios del Cosmos, formando el aura planetaria de los mismos.

                              Cuando predomina el primer Gran Elemento, éste tiene un dominio positivo sobre la Tierray genera una fuerza cohesiva.

                              Cuando predomina el segundo, tiene un dominio negativo sobre la humedad y el Agua y su fuerza es la contracción.

                              Cuando predomina el tercero, es positivo, domina al Fuego y produce la expansión.

                              Cuando predomina el cuarto, domina al Aire, a la atmósfera, y desarrolla en el sistema la locomoción.

                              Cuando predomina el Quinto, influye sobre el éter físico, fomentando la expansión y el ultrasonido.

                              Cuando predomina el sexto y séptimo, tienen funciones de orden superior y sintético.

                              A estos movimientos del Gran Elemento, de diferentes colores, productores de diversas fuerzas de influencia capital sobre el desenvolvimiento del sistema planetario, los indios les llaman Tatwas.

                              El aura del sistema planetario refleja en el horizonte un determinado color según la fuerza dominante.

                              Este color cambia, en relación con la tierra y con la capacidad de nuestra atmósfera, cada tres horas aproximadamente, desde la salida del sol en adelante.

                              Durante estas horas el aura planetaria tiene un reflejo de dos colores según accione positiva o negativamente, pues este Gran Elemento, como toda función universal, tiene un movimiento ondulatorio y otro de propagación, al mismo tiempo.

                              Cuando actúa positivamente, predomina en el aura el color de la fuerza astral y cuando negativamente, predomina el color de la fuerza física. Lo representamos sobre tabla para visualizar mejor.

                              Cada pensamiento, cada emoción, cada función del subconsciente, cada impulso orgánico, es registrado en el aura.

                              Continuas radiaciones de luz salen del ser humano y se quiebran en colores en su espectro áurico.

                              Los colores auricos van cambiando según actúa la emoción del momento, los pensamientos y el estado de ánimo del ser. Los rayos de todo esto se entrecruzan por su aura, y estallan en explosiones de luz. Debido al efecto de las emociones sobre el aura decimos a una persona que tiene luz en la mirada, o que esta radiante, y verdaderamente así lo vemos.

                              El color siempre ha ido estrechamente relacionado con la vida y por añadidura con los símbolos religiosos y espirituales.

                              Las instituciones religiosas adoptaron el colorido para lograr un mayor efecto psíquico y moral en sus respectivos cultos.

                              En todas las creencias a lo largo de la historia se ha aplicado el color en los rituales.

                              Por poner un ejemplo cercano y conocido aunque no mas importante que en otras creencias, diremos que la iglesia cristiana, y especialmente la católica, viste al sacerdote con la dalmática roja, en la fiesta de los mártires; con la verde, en el tiempo ordinario del año, en el tiempo del sosiego; de violado, cuando conmemora la pasión de Cristo y los dolores de María; y de oro brillante, en las fiestas solemnes y de alegría. Esto indica que la tradición espiritual de la humanidad conocía la influencia de los colores, pues los habían visto en el espectro astral.

                              Son colores básicos

                              El rojo, el azul y el amarillo. Los secundarios son: el verde, el anaranjado y el violado, y los colores adicionales son: el blanco y el negro; aunque el negro en si no es un color, sino la ausencia de ellos. De la misma forma el blanco es la síntesis de todos los colores. Todos estos colores se entrelazan entre si como en uno solo y forman un color característico, llamado color aural.

                              Ahora veremos los colores según las emociones, para conseguir una idea de cómo es el aura del ser. Pero tengamos en cuenta que todo lo que tomamos como "taxativo" pierde validez, lo cual quiere decir que en cuanto a los colores y emociones, lo que estamos facilitando aquí es una "guía o mapa de carreteras".

                              Decir que hay muchísimos mas colores en el aura que los que aquí se indican, y que como en la paleta del pintor la mezcla de dos colores genera una tercera, de igual manera, la mezcla de dos emociones produce una nueva. Nosotros solo vamos a facilitar los colores básicos a partir del cual se identifica una emoción. Para descubrí el resto de color-emoción, habrá que buscar los colores básicos que identificaron la emoción.

  
Rojo

                              El color de la vitalidad de la sangre, símbolo de la emotividad en su más alta expresión; para los taoistas el rojo es el color del la energía del corazón en su fase mas pura de amor incondicional y felicidad carente de apego.

                              Para occidente, cuando más abnegado y puro se vuelve el amor y las emociones, tanto más se mezclará el rojo con el blanco hasta llegar a un hermoso color rosa pálido.

                              Pero también, una pasión violenta, una ira irrefrenable, un deseo irresistible, colorean el aura con un rojo morado y, si a estas emociones se une el impulso criminal, se cubre este rojo morado como si se hubiera levantado un denso humo.

                              A esto nos referíamos antes cuando hablábamos antes que la mezcla de dos colores genera una tercera emoción.

  
Azul

                              Las tendencias espirituales o mentales, suele adornarse con este color; por eso la devoción, el amor al estudio, la cavilación filosófica y el arte de pensar bien en general, colorean el aura con el azul del cielo. Si volvemos al taoismo, azul es el color de la Paz y la Bondad. Es el color de la positividad aunque, la terquedad en las propias ideas, la intolerancia, la fuerte y sostenida separatividad de credo, dan al aura un color pizarra (azul-gris oscuro).

                              Asimismo, el noble pensador que se fosiliza en sus ideas, el creyente que se fanatiza en su religión, vibran con color añil.

  
Amarillo

                              Este es el color de los grandes y eclécticos pensadores, de los instructores espirituales, de los grandes místicos y de todos aquellos que vislumbran la Sabiduría Eterna. También es el color de la concentración mental. La fuerza interna es de color amarillo según el Tao.

  
Verde

                              Un buen estado de salud, el amor a la naturaleza y a la vida libre de campo, un estado de ánimo sosegado y poco especulativo, visten el aura de verde, que se torna más brillante cuando estas virtudes se acrecientan. Es el color de la madera y viento, para los orientales y simboliza la generosidad y amabilidad para los taoistas.

                              Pero el perezoso, aquel que se abandona con peligro de caer en la inercia y en la indigencia, tiene un color aceitunado, pudiendo llegar al verde grisáceo, propio de los histéricos y de los envidiosos.

  
Anaranjado

                              El color de la comunicación, de las asociaciones con los otros de los grupos de búsqueda en común. El hombre inteligente pero que se envanece de su saber, el orgulloso, se adorna el aura de anaranjado. En el soberbio, este color toma un tono anaranjado rojizo, mientras que en que se alaba con justa razón, el color es oro viejo.

  
Violado

                              Este color acompaña mucho a los artistas y a las mujeres en su aspecto mejor. Denota un conjunto de virtudes trasplantado del mundo real al campo del ideal. Es muy fácil ver este color en los jóvenes que aún no están curtidos por las luchas de la vida, y en los ancianos que ya han sosegado sus pasiones. Se me ocurre que en astrología este color corresponde a Neptuno y Piscis por la capacidad de trascender a niveles mas altos de espiritualidad, ¿quizás por eso es también el color de los ancianos?...

  
Blanco

                              Cuanto más adelantado está el ser, tanto más blanca y brillante es su aura; pero este color nunca falta en mayor o menor proporción en ningún ser. Yo pienso que no es exactamente blanco sino luz que surge, como consecuencia de la gama del arco iris.

  
Negro

                              El negro acompaña todas las acciones negativas y da mayor realce a los colores malos; pero también un gran dolor, un momento de amnesia, pueden teñir el aura completamente de negro. La depresión, la tristeza y un fuerte desaliento, van acompañados por el gris.

                              No sólo estos colores se ven en el aura, sino muchos otros que producen las distintas combinaciones.

    EJERCICIOS PARA VER EL AURA



El aura física se puede ver a simple vista si se observa una persona detenidamente sobre un fondo obscuro y, especialmente, en la hora del anochecer, en forma de una pequeña luminosidad incolora que la rodea.

                              Esta es una de las imágenes propias para un ejercicio sobre el aura. Consiste en mirar fijamente los 3 puntos negros del centro de la imagen, durante 5 minutos. A continuación apartar la mirada y centrarla o bien sobre una pared de fondo claro y lisa o sobre papel o cerrar los ojos y aparecerá una imagen definida y nítida. Este ejercicio es similar al que relata Santiago Bovisio mas abajo con la estampa de Santa Teresa.

                              Esta es una de las imagenes propias para un ejercicio sobre el aura. Consiste en mirar fijamente los 3 puntos negros del centro de la imagen, durante 5 minutos. A continuación apartar la mirada y centrarla o bien sobre una pared de fondo claro y lisa o sobre papel o cerrar los ojos y aparecera una imagen definida y nitida. Este ejercicio es similar al que relata Santiago Bovisio mas abajo con la estampa de Santa Teresa.

                              Este ejercicio es muy apropiado para habituar la vista a fijar lo que ve. Se mira una ventana, por ejemplo, se cierran después los ojos procurando ver la ventana en la forma como se ve una placa fotográfica.

                              Se verá después de un tiempo de hacer este ejercicio, que la vista hace dos funciones sucesivamente a ojos cerrados; antes mostrará el negativo y después la imagen real. Al abrir después los ojos se verán manchones blancos, azulados y verdes, como cuando los ojos se hallan cegados por el sol. Si se observa en ese instante una persona de pié ante un lienzo obscuro en claridad, o blanco en la obscuridad, se notará que alrededor de la misma flotan unas lucecitas blancas, como aquellas que se ven en el cielo sereno, cuando se le observa atentamente.

                              Pero lo que más interesa es ver los colores.

                              Entonces, después de haber habituado la vista a fijar las imágenes, hay que darle la rapidez necesaria para que distinga los colores. Es un poco impropio practicar el ejercicio solar para aquellos que no están habituados a hacerlo, es decir, de distinguir los colores, concentrándose a ojos abiertos en el sol, ya que hay otro método para lograrlo.

                              Tómese un cartón cuadrado de color celeste o cartulina  y, después de haber determinado exactamente el centro, señálese éste con un punto blanco. Empiece el ejercitante a mirar fijamente ese punto, contando despacito de uno hasta setenta y siete; después cierre los ojos, cuente hasta diez, y vuelva a abrirlos.

                              Después de practicar varias veces este ejercicio ya no verá el cartón celeste, sino verde. Así, sucesivamente, un cartón blanco se verá amarillo; uno amarillo, anaranjado; uno negro, gris, etc.

                              Después de haberse hecho hábil en este ejercicio, distinguiremos con toda facilidad los colores más o menos densos que rodean a una persona. Hay otro ejercicio aún más fácil. Sobre pequeños cartones de los mismos colores se pone la mano izquierda, haciendo el ejercicio dictado anteriormente. Después se coloca la mano a la luz sobre un lienzo negro o en la obscuridad sobre un lienzo blanco; se distinguirá así el aura de la mano.

                              EJERCICIOS RESCATADOS DE LA RED

                              Entrenar la visión aurica. El aura de las manos>

                              Te vendrá muy bien entrenarte para desarrollar la visión áurica intentando ver el aura de tus manos. No te desanimes si al principio no ves nada. Debes darle tiempo y tener fe y, sobre todo, realizarlo entre diez y quince minutos al día. Lo ideal es hacerlo en un cuarto al atardecer.

                              1. Necesitarás una luz tenue, una pared blanca y una cartulina blanca lo bastante grande para que entre tu mano.

                              2. Antes de comenzar realiza algunos ejercicios de relajación, preferiblemente oculares.

                              3. Extiende tus manos frente a ti aproximadamente a medio metro. Con la otra mano, pon detrás la cartulina blanca: la mano resaltará.

                              Con la mano así colocada contra la cartulina las emanaciones de luz se detectarán más fácilmente a medida que centras tus ojos sobre ella. Al principio aparecerá una suave neblina. Si has practicado antes ejercicios de ojos, la neblina también reflejará colores.

                              Concéntrate en los bordes superiores de la mano y luego en la zona a su alrededor. Repite varias veces sin dejar de concentrarte. Luego relaja la mirada. El aura de la mano aparecerá.

                              4. Con tu mano contra la cartulina, centra tu atención en las puntas de los dedos sin dejar de mirarlas durante unos 30 segundos.

                              5. Deja de mirar las puntas y mira los dedos y luego toda la mano, así como la cartulina. Relaja la mirada. A medida que vas dejando de mirar fijamente un punto para mirar otro, empezarás a detectar una suave neblina alrededor de la mano.

                              6. Si tienes dificultad con esto, realiza algunos ejercicios de ojos con la mano contra la cartulina. Mueve los ojos alrededor del borde de la mano: la neblina aparecerá.

                              7. Pon atención a los colores si es que ves alguno, aunque parezcan flotar. A medida que desarrollas esta capacidad y aprendes a controlarla, comprobarás que la habilidad para mantener los colores en tu campo de visión durante un tiempo prolongado también se desarrolla.

                              8. Ahora utiliza ambas manos. Ponlas delante de ti con las palmas abiertas con la pared blanca como fondo. Deberán estar situadas a la altura de los ojos y a una distancia entre sí de unos 10 centímetros.

                              9. Al igual que hiciste anteriormente, mira fijamente los contornos de los dedos, especialmente los espacios entre ellos. Mantén la mirada así durante unos 30 segundos. Luego relájela abarcando ambas manos con la mirada y el entorno circundante. Fíjate en el contorno de las manos contra la pared blanca. Observa pasivamente.

                              10. Lo que ves puede variar. Tal vez veas una suave neblina alrededor de tus manos, unos destellos de color o un color único. Al principio suele ser siempre blanco o azul, casi sin color.

                              A medida que desarrollas tu habilidad, el color y la claridad del mismo, así como la vibración del aura, se hará más discernible a tus ojos.

 

                              Trucos para fortalecer el aura

                              - Adopta hábitos de vida saludables y elimina el estrés, la ansiedad, el alcohol, las drogas, y todas las emociones negativas como el miedo, los celos, el odio y la envidia, porque todos ellos la distorsionan.

                              - amplifica la vibración del aura porque purifica tu mente. La práctica continuada de la meditación

                              - relajándote en la bañera durante veinte minutos después de haber añadido al agua de una a tres cucharadas soperas de agua azul añil. No olvides sumergirte por completo varias veces, así potenciarás los efectos. Date con frecuencia un baño con agua azul añil

                              - En cualquier caso, usa colores monocromáticos que contengan un "arco iris" vibratorio armónico. No sólo te cansarás menos, sino que atraerás a los demás con tu vibración. Vístete con colores luminosos y evita los opacos.

                              - Por ejemplo, si quieres relajar la mente (un pensamiento azul) los ambientes azules amplificarán tu pensamiento. Al salir de casa por la mañana y ver el cielo azul (si lo está) notarás una relajación inmediata antes de tener tiempo para pensar en otra cosa. Todo aquello que hagas o pienses para relajar la mente recibirá la vibración azul del cielo. Armoniza el color de tus pensamientos con el ambiente.

 

 

 

 

Hoy habia 55 visitantes (307 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!

REFLEXIONES BUDISTAS

>El dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional.
>Los extremos son como trampas o emboscadas; permanece en el medio, pero ni siquiera al medio te aferres.
>Cuando no tengas nada importante que decir, guarda el noble silencio. Si no puedes mejorar lo dicho por otros, guarda el noble silencio.
>Que cada uno de vosotros sea su propio refugio, ¿qué otro refugio podría haber?
>Todos los estados perjudiciales tienen sus raíces en la ignorancia y convergen en la ignorancia. Al abolir la ignorancia, todos los demás estados perjudiciales serán también abolidos.
>Mente clara, corazón tierno.
>Todas las cosas compuestas están sujetas al cambio. Porfiad con vigilancia para conseguir vuestra liberación.
>El pasado es un sueño; el futuro, un espejismo; el presente, una nube que pasa.
>Vigilad, estad atentos, sed disciplinados, reunid vuestros pensamientos, cuidad vuestra mente.
>A un loco se le conoce por sus actos, y a un sabio también.
>Hay un apego sumamente peligroso: el apego a las opiniones.
>En cualquier batalla pierden tanto los vencedores como los vencidos.
>Igual que una flor bella y de brillante color, pero sin perfume, así de estériles son las buenas palabras de quien no las pone en práctica.
>Toda enseñanza es como una balsa: hecha para hacer una travesía, pero a la que no hay que atarse.
>La verdad es aquello que produce resultado.
>Como una sólida roca no se mueve con el viento, así el sabio permanece imperturbable ante la calumnia y el halago.
>Pocos entre los seres humanos son los que cruzan a la otra orilla (la de la sabiduría). La mayoría solamente suben y bajan por la misma orilla.
>Más grande que la conquista en batalla de mil veces mil hombres es la conquista de uno mismo.
>El único refugio de la mente es la atención.
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=